Por fin, la parada